Psicólogo deportivo a distancia

Psicólogo deportivo: ¿precio variable según los servicios?

¿Cuáles son las tarifas habituales en el coaching deportivo? A veces, cuando alguien empieza a ejercer como coach, es inevitable compararse con los demás, sobretodo respecto al sueldo.

Te preguntas: «¿Es caro lo que ofrezco? ¿O es barato?» Y, por eso, puede resultar complicado establecer tus precios al principio.

Así que vamos a intentar ver cuáles son las tarifas típicas de un coach del deporte. Después, exploraremos cómo podemos ajustarnos a estas.

Coach deportivo: ¿Cómo establece sus precios?

Lo primero y fundamental es evitar comparar todos estos factores con los de los demás. ¿Y eso por qué? Porque en cuanto empieces a hacerlo, vas a acabar menospreciándote o exagerando tus cualidades en el trabajo. Así que te encontrarás pensando:

  • Mi sueldo está bien;
  • O no lo está.

Este tipo de situaciones solo consiguen alejarte de lo que realmente quieres conseguir respecto a un rendimiento efectivo en el deporte y llevar a cabo un acompañamiento de calidad. Entonces, al fijar el precio de tu programa como coach, es crucial que prestes atención a estas preguntas:

  • ¿Me siento valorado con este precio?
  • ¿Creo que estoy valorando a mi cliente con él?

Plantéate estas cuestiones para lograr un equilibrio perfecto entre dar y recibir, tener una mentalidad con balance entre ser egoísta y altruista.

Adaptándonos al deporte especializado

Adentrándonos en el deporte en sí, si nos metemos un poco en sociología, veremos que cada deporte tiene su propio público según las clases socio-profesionales. Es decir, si hablamos de boxeo, lucha o judo, 50€ puede resultar caro en cuanto a precios se refiere.

Sin embargo, esta cantidad es más accesible para alguien que juega al golf. Este suele ser un deporte practicado por directivos empresariales; vamos: gente con una posición social más elevada dispuestos a efectuar el pago necesario.

50€ no suponen gran cosa como precio para ellos. Según el deporte escogido encontraremos:

  • Quienes topen con un límite establecido;
  • Y quienes no encuentren barrera alguna respecto al pago.

De acuerdo con tu objetivo

Verás, hay varios tipos de metas y por tanto, categorías de coaches. De entrada, está el  trabajo del coach deportivo clásico.

Este se encarga de las personas que buscan algo básico; vamos, un simple coach o un hipnoterapeuta. Así que si te decantas por esta opción, vas a ser uno más del montón en el mercado, sin demasiada especialización.

Luego tenemos al coach deportivo que desea añadir valor al acompañamiento. ¿Qué tal si además de las sesiones ofrezco programas online o sesiones grabadas?

El tercer escalón es prometer una transformación total. Cuando llegas a este punto puedes subir tus precios porque la gente llevará a cabo el pago y ya no te busca por ser una conveniencia sino porque ofrecen una experiencia única al cliente.

Podemos compararlo con los restaurantes. Primeramente, si solo tenemos hambre buscamos lo más barato del menú.

Después, si tenemos un presupuesto ajustado pero con mucha hambre, nos volvemos selectivos. Quizá tengamos que mirar varios sitios antes de decidirnos. Elegimos uno que cada jueves ofrece postre gratis comprando un menú ¿no? Nos da más valor por el mismo precio que otro sitio.

Y finalmente está aquel que equivale a los restaurantes lujosos donde pagas más pero sabes qué esperar: una experiencia inolvidable y calidad asegurada desde la entrada hasta el postre.

Si estás buscando cómo dar en el blanco con tu coach deportivo perfecto visita nuestra página sobre el coaching en deporte para conseguir todas las pautas necesarias.

Programa individual o de grupo: ¿precios diferentes?

Animación de coach dando un discurso.

 

El ser humano tiene dos límites que le marcan: el espacio y el tiempo. Piénsalo, solo tienes un puñado de horas cada día. Y por el lado del espacio, bueno, es cuántas personas logras atender en una jornada.

Así que valora mucho eso del espacio-tiempo. Imagina esto: si te centras en una sola persona, te ocupa un montón de tu espacio y se lleva gran parte de tu tiempo. En este caso, valoras muchísimo esa franja temporal.

Pero espera… si lo haces en grupo, cubres más terreno al tratar con varias personas a la vez. Claro está que cada uno tendrá menos ratitos para interactuar contigo directamente, pero el rendimiento puede llegar a ser mucho mayor. Por ende, generalmente vas a ver que los precios en modo ‘colectivo’ son más amigables al bolsillo que los individuales.

Así que tú decides; ¿Prefieres ir a lo grande con una opción grupal o quieres algo más personalizado?

Y hey, no pares aquí; si te picó la curiosidad sobre cuánto puede ganar como sueldo un coach deportivo, ya sabes, échale un ojo al artículo sobre sus salarios.

¿Paquetes o un precio personalizado?

Aquí ya entra en juego lo que cada uno prefiera. ¿Sabes que necesitas al menos 6 sesiones con alguien? Con tu ojo experto, evitarías ofrecerle una tarifa por sesión, por ejemplo.

Porque si solo le cobras por una sesión, probablemente:

  • no funcione;
  • no vuelva;
  • y termine diciendo que no sirvió para nada.

Todo habría sido diferente si desde el principio le hubieras dejado claro que:

  • trabajarás con ella;
  • y esto durará al menos 3 meses.

Así, con esa promesa hecha desde el inicio, una vez pagado el servicio, sabrás que podrás entregar los resultados esperados al final.

Entonces, la elección entre precios personalizados o paquetes solo depende de ti. Pero antes incluso de decidir eso, es crucial definir primero:

  • cuántas sesiones realmente necesitas según el problema de la persona en frente tuyo;
  • y cuánto tiempo aproximadamente necesitas pasar con alguien para darle el rendimiento que busca.

Esto es lo que deberías cobrar más bien que solo una sesión.

Descubre nuestra guía sobre cómo convertirse en coach deportivo. Aquí encontrarás todo lo necesario sobre este tema.

¿Qué destacar para justificar el precio como coach deportivo?

El valor más alto que podemos ofrecer es la transformación que acompañamos. Es decir, se centrará totalmente en nuestros clientes y no en los productos.

  • Centrarnos en los clientes significa que describiremos resultados reales que ellos lograrán.
  • Centrarnos en productos sería hablar más bien sobre las características de estos.

Pero a la gente generalmente no le importan esas características. Lo que realmente buscan es alcanzar sus metas después del acompañamiento y seguimiento.

Al principio, tener un título y experiencia puede ayudarte con personas que aún no te conocen. Sin embargo, lo ideal es hablarles sobre tus experiencias con otros clientes. Si les funcionó a ellos, podrán ver la posibilidad de éxito también para sí mismos. Así estarán más dispuestos a confiar en ti.

Y aquí llegamos, ¡al final del artículo!

Ahora bien, tú quieres…

  • ¿Dominar un proceso capaz de liberar a cualquier individuo sobre cualquier tema?
  • ¿Convertirte en un coach deportivo de primera línea experto en tu campo?
  • ¿Transformar la vida de tus clientes?

Este análisis te dará claridad y proporcionará un plan de acción preciso adaptado tanto a quien eres como a tus necesidades.

Y recuerda, lo importante no es lo qué haces sino la persona en quien te conviertes.

Con inspiración,

El equipo de la Academia del Alto Rendimiento.

 

Referencias

https://le.coach/calvados/

https://www.illustre.ch/magazine/preparation-mentale-quoi-ca-sert

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio