Un atleta que reflexiona sobre la derrota después de una carrera y necesita apoyo mental

Programación mental: ¿cómo dominarla?

¿Has oído hablar de la programación mental y te estás preguntando si realmente funciona?

En la Academia del Alto Rendimiento, sí que aplicamos este método de coaching deportivo. Pero ojo, lo hacemos a nuestra manera.

Tal como descubrirás en este artículo, nuestro enfoque dista bastante de la programación mental convencional. Te detallamos toda la información que debes saber ahora mismo sobre la importancia de esta técnica.

¿Qué es la programación mental en deporte?

En la Academia del Alto Rendimiento, nuestra mente tiene una manera propia de ver el coaching antes de un evento deportivo. Esto incluye lo que llamamos programación mental deportiva. ¿Y esto qué es?, te estarás preguntando. Pues básicamente, se trata de programar tu mente para rendir al máximo en el deporte.

Imagina que llegas a una competición importante. Aquí es donde entra en juego esta programación mental. Es como si ajustaras un programa en tu mente para medir y analizar todas las posibles situaciones que podrían darse.

Por ejemplo, imagínate que estás visualizando un escenario y te dices a ti mismo:

  • Si fallo al principio, ¿qué hago después?
  • Si la carrera no va como esperaba, ¿cuál es el plan B?
  • Si alguien me dice algo desmotivador, ¿cómo reacciono?

Lo que hacemos es preparar la mente para salir de la ilusión de ganar o perder y centrarnos en:

  • Prepararnos para la competición.
  • Estar listos para cualquier eventualidad.

Cuanto más preparado estés para cualquier eventualidad (cuanto menos te afecten las cosas), más centrada estará tu mente.

Así que dirás: ¿sabes qué? Da igual lo que pase, porque al final de este juego seré mejor persona que ayer por la mañana.

De esta manera, tu enfoque será total en: pase lo que pase, ¿en quién me voy a convertir después de esta competición?

Y ya sabes, también puedes aprender a manejar la presión durante las competiciones leyendo información relacionada en este artículo sobre ello.

¿Por qué utilizar la programación mental?

¿Moldear el cerebro y la mente para pensar en positivo?

En la Academia de Alto Rendimiento, no somos muy fans del típico concepto de pensamiento positivo.

Te lo explico mejor; el 99% piensa en términos de positivo o negativo. Imagínate, como si fuera un mapa: colocan lo ‘positivo’ a un lado y lo ‘negativo’ al otro. No importa cuál es izquierda o derecha – solo importa que se ve horizontal.

Pero aquí, en la Academia del Alto Rendimiento hacemos las cosas diferente. ¿Positivos y negativos? Los ponemos en vertical ¡Eso es! Así que vamos a ver:

  • Lo que es positivo, eso que sube y te eleva;
  • Y luego está lo negativo, una energía más bien pasiva.
Si andas buscando maneras de pensar exclusivamente en «modo feliz» en tu mente, te vas a encontrar con dificultades porque realmente eso no existe. Piénsalo como cuando divides un imán: siempre tendrás ambos polos juntos de nuevo.

Intentar mejorar tu mentalidad queriendo ser siempre un sol positivo va a ser pan comido – ironías aparte -, por una simple razón: ninguna competencia (y me atrevería decir situación) es totalmente blanco o negro… digamos, tiene esa dualidad horizontal clásica.

Sin embargo, esto sí puedes hacerlo: optar por mantener pensamientos activos (o sea los «negativos») pero asegurándote de crecer constantemente evitando caer en ello de forma que nos perjudique.

Y no es solo estar preparado para competir pensando que todo saldrá bien. También se trata de estar listo para cuando las cosas no vayan tan bien y saber cómo responder a los desafíos.

La competición va a ser un reto, pero recuerda algo crucial: detrás de cada desafío hay una oportunidad para crecer.

¿Reforzar los vínculos entre el deportista y su equipo?

Equipo juntando las manos en el centro de un círculo

 

En la técnica de la despolarización, el coaching deportivo realmente ayuda a fortalecer los vínculos entre un deportista y su equipo.

Veamos cómo lo hacemos:

  • Primero, tomaremos a cada miembro del equipo.
  • Luego, nos enfocaremos en resaltar las características únicas de cada uno.
Imagina en tu mente que un equipo es como una molécula. Esta puede polarizarse porque tendemos a juzgar demasiado.

Por ejemplo, quizás te quejas de tu coach deseando que fuera diferente; ahí es donde creas polaridad.

Sin embargo, vamos a descubrir cómo esto puede ser beneficioso para nosotros.

Te contaré sobre un atleta que acababa de volver de Pekín. En nuestra Academia decidimos trabajar con su percepción sobre su entrenador: «Mi entrenador es demasiado esto o aquello». Al aplicar la técnica de despolarización cambió completamente su visión diciendo: “De hecho, mi entrenador y yo nos complementamos perfectamente».

¿Qué ocurre entonces? Básicamente en lugar de crear distancia (o polaridad), esta estrategia deshace esa tensión permitiendo que ambos se acerquen más.

Aplicando este tipo específico de programación mental hacia la despolarización refuerza los vínculos ¿Por qué? Simplemente porque reconoces dos cosas importantes:

  • Que cada individuo tiene un valor agregado y complementario.
  • Que todos te plantean retos e impulsan tu crecimiento personal.

¿Cómo reprogramar la mente para triunfar en el deporte?

La reprogramación mental es necesaria cuando nos damos cuenta de que la programación original patina.

¿Te suena esto?: «Siempre que compito, me pasa lo mismo». Pues eso significa que estás en modo bucle.

Sucede así: terminas atrayendo el mismo tipo de personas y situaciones una y otra vez. Y aquí te traigo noticias: probablemente se deba a una carga negativa del pasado, información no deseada o tu niñez que:

  • No has equilibrado;
  • Se ha quedado cristalizada en tu mente;
  • Y te mantiene atascado siempre en las mismas historietas.
Así pues, para darle un buen giro a tu mente deportista, vamos a tirar de sencillez: si algo no cuaja, esa percepción chunga… ¿cuándo empezaste con ella?

Nosotros le daremos caña con la despolarización para poner tus sentimientos en balanza hasta conseguir:

  • Que tu cuerpo dé el cambiazo total;
  • Y despachar ese cúmulo emocional de información almacenado en tu mente.

Como por arte de magia, verás cómo se instala un programa nuevo en ti.

Date una vuelta por nuestra página sobre despolarización deportiva para empaparte bien de toda está información.

Fijar objetivos

Jugadora sudando en el banquillo siendo asesorada por su coach

 

Lograr programar tu mente para alcanzar objetivos es totalmente posible. Pero claro, todo depende del objetivo.

Si te pillas diciendo: «Tengo que hacer esto, debo hacer aquello, ya estamos a 1 de enero, voy a retomar el jogging y tal». Todos esos «tengo que», «debo» demuestran que esa motivación viene de fuera. Así es menos probable que mantengas ese ánimo a largo plazo. Y es que nadie puede vivir bien si se aleja de sus valores personales.

Pero la cosa cambia si piensas así: «Oye, está competición me inspira un montón y tengo ganas de participar.» Ahí pasamos de la simple motivación a la inspiración profunda. La palabra “inspiración” nos habla del aliento interior—ese impulso sale desde adentro tuyo. Vas a sentir una energía natural invadiéndote porque puedes ver:

  • Cómo esto ayuda a ser más tú mismo.
  • De qué manera realmente te eleva.
  • Y cómo te llena de inspiración.
En este punto puedes decirte: voy por ese objetivo concreto. Y si está realmente conectado contigo, automáticamente estarás reprogramando tu mente.

Entonces, si tenemos un objetivo clarísimo y pensamos que nos va genial tenerlo, vamos directo al grano otra vez.

Hay un artículo llamado rutinas poderosas para lograr tus metas donde encuentras 3 consejos útiles para conseguirlo.

Una ilustración de la programación mental según el objetivo

Últimamente, corro mucho menos de lo que solía. Hace poco estaba charlando con un boxeador y me comentó que los campeonatos eran en tal época. En ese momento algo hizo clic en mi cabeza: «espera, podría prepararme». Y así, como por arte de magia, sentí cómo la energía volvía a correr por mis venas.

Pero luego, al pensar en el esfuerzo que requeriría, todos los contras de meterme otra vez en competición (hacía tiempo que no competía), me dije a mí mismo: «olvídalo, ya no está entre tus prioridades».

Sin embargo, fue fascinante darse cuenta de cómo se activaba mi cerebro al conectarlo a un objetivo. Me veía corriendo cada día, subiendo escaleras sin parar.

Aquí va un consejillo: Cuando tu mente se engancha con un objetivo importante para ti ¡voilá! Ahí tienes el empujón para ponerte manos a la obra.

Suele ser buena idea vincular tu identidad con tus metas.

¿Quieres destacar en París 2024? Pues imagínate allí ganando. Piensa cómo serías y trae esa imagen del futuro al presente; sé desde ya quien triunfará en París 2024. Así cuando lleguen los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 o Beijing 2022 sentirás como si fuera lo más normal del mundo arrasar.

Controlar los pensamientos cotidianos

Boxeadores luchando en el ring

Para controlar tus pensamientos, las técnicas tradicionales de coaching deportivo nos sugieren la meditación o la autohipnosis. Pero, entre tú y yo, ¿no sientes que tienen sus límites? Claro, en el momento parece funcionar pero déjame contarte algo: diez minutos después… ¡Puf! Como si nada.

Imagínate esto:

  • Apenas abres los ojos…
  • Todo lo alcanzado parece desvanecerse a lo largo del día.
  • Y zas, vuelves a caer en el carrusel de pensamientos diarios.

Ahora bien, al eliminar esos juicios críticos sobre ti:

  • Te conectarás más contigo mismo porque…
  • Trabajarás en “despolarizar” ese miedo al qué dirán.
  • Poco a poco irás quitándole carga a todas esas preocupaciones.

Así tu cerebro se mantendrá más tiempo en un estado ‘alpha’, centrado y menos disperso. Vamos, ¡que estarás con todo el foco fijo!

Controlar los pensamientos cotidianos también significa meter manos en el trabajo mental. ¿Quieres profundizar más? No dudes en leer este articulo dedicado a cómo fortalecer tu mente.

Pensamientos basados en miedos

Focalizarse especialmente en esos que llegan cargados de miedos del pasado o sufrimientos pasados te ayudará tremendamente. Al trabajarlos verás cómo empiezan a disminuir hasta no tener casi ningún mal bicho mental que domar.

Y así… ¡Zás! Tus pensamientos serán acompañantes hacia tus sueños y visiones lejos de aquello que nos disgusta.

Un impresionante 90% de personas arrastran pensamientos poco inspiradores debido al miedo al juicio ajeno:

  • «Esto está mal…»
  • «Si hago eso, me va criticar…»
  • «…va a ser un desastre.»
  • “Tengo que hacerlo porque sino ¡boom!, fin del mundo.»

Todo eso crea un cansancio enorme.

Cuando estaba haciendo meditación vipassana en Tailandia, pasé 3 días y 3 noches sin comer. Un monje me explicó algo super interesante.

  • La mayoría de la gente tiene su cuerpo aquí pero sus pensamientos están o bien en problemas o sufrimientos del pasado, o bien preocupándose por el futuro.
  • Pero la verdadera casa de los pensamientos está dentro del cuerpo.
  • Cuando tu hogar está en tu cuerpo, todo es como debe ser y está en su sitio.

Un estudio del Dr. Daniel Amen, psiquiatra especialista en imágenes cerebrales indica que producimos 60 000 pensamientos por día. El 95% de estos son exactamente iguales a los del día anterior.

¿Cómo puedes hacer consciente tu inconsciente?

Uno de mis mentores me dijo una vez que podemos procesar conscientemente 5 pensamientos por segundo, y millones de manera inconsciente.

¿Quieres que tu subconsciente se vuelva consciente? Empieza por imaginar tu dedo gordo del pie, el derecho o el izquierdo, dentro de tu zapato. Quizás empieces a sentir cosquilleos bajo tus pies.

Y eso es algo de lo que no eras consciente hasta ahora. A medida que hablas y te haces consciente de estos pies, tal vez también te des cuenta de cómo sientes tus pantalones o jeans en las rodillas o muslos. De todo esto normalmente no somos conscientes.

Ahora, imagina que añadimos a esto tu digestión, el latido de tu corazón. Mientras tu corazón late, mantén todo esto en mente y verás que es casi imposible. Precisamente, es imposible hacer consciente lo inconsciente.

Aprender a ser uno mismo

Puedes empezar a ser consciente de los mecanismos que te impiden ser tú mismo. De hecho, cuando alguien te habla y sientes miedo, tu cuerpo reacciona tensándose o relajándose.

Puedes ser consciente de esto. Y después verás qué percepción lo ha desencadenado, como por ejemplo: el miedo a ser juzgado por alguien.

De hecho, en la filosofía de la despolarización, lo importante no es lo que haces sino en quién te conviertes, y eso es ser un ser humano cada vez más completo. Así, cada desafío externo será una oportunidad para reconocer algo de ti que no habías visto porque estaba en las sombras.

Carl Gustav Jung hizo estudios sobre las zonas sombrías. Decía: mientras no hagas consciente lo inconsciente, seguirás siendo su esclavo.

Al final, no está mal ser esclavo de cosas como el latido del corazón, la digestión, la temperatura corporal, la respiración…

Sin embargo, lo que te impide ser el número uno como deportista es importante ser consciente de ello. Se trata de determinar: ¿qué es lo que juzgas externamente?

No dudes en buscar información y la ayuda de un buen coach deportivo para lograr una buena programación mental.

¡Y eso es todo! Hemos llegado al final de este artículo.

Aprovecha nuestra sesión gratuita para ser más confiado y sereno en competición gracias a la despolarización.

Haremos un diagnóstico de dónde estás hoy, a dónde quieres ir, qué te está impidiendo llegar por ahora y cómo deshacerte de esos bloqueos para conseguirlo.

Y recuerda, lo importante no es lo que haces sino en quién te conviertes.

Con inspiración,

El equipo de la Academia del Alto Rendimiento.

Referencias

https://www.linkedin.com/pulse/what-mental-programming-rosemary-dugan

https://www.icreatedaily.com/mental-programming/

https://ideavisionaction.com/personal-development/how-to-update-your-mental-programming/

https://asteponthejourney.com/what-is-mental-programming/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio