Concentración en deporte cómo gestionarla eficazmente

Concentración en el deporte: ¿cómo gestionarla eficazmente?

Tenemos un montón de deportistas que vienen a nosotros diciendo cosas como: «Cuando estoy jugando o entrenando, me asaltan mil pensamientos. A veces pienso en todo».

Así que, ¿cómo puedes mejorar tu concentración durante el deporte?

Pensemos, por ejemplo, en quienes practican la equitación; una pequeñísima distracción puede resultar no solo costosa sino peligrosa.

Entonces, ¿qué podemos hacer para gestionar eficazmente nuestra capacidad de concentrarse? ¿Cómo dejar de preguntarnos qué estará pensando Bernardo mientras nos ve competir?

Las respuestas a estas inquietudes las encontrarás siguiendo este artículo hasta el final.

¿Cómo funciona la concentración?

Para empezar, ¿cómo definiríamos la concentración? Vamos por partes: se compone del término «cum», que significa «con», y de «centro». Así que digamos que la concentración es el acto de moverse hacia el centro.

Imagina por un momento la concentración como si fuera un láser. Este láser puede iluminar en todas direcciones a la vez, perdiéndose en cualquier parte. O bien, podría enfocarse intensamente solo en un punto específico y ser tan potente que atraviese una hoja de papel.

Pues bien, nuestra capacidad para concentrarnos funciona igual:

  • Podemos pensar en muchas cosas al mismo tiempo y así realmente no pensar mucho.
  • O podemos focalizar nuestro pensamiento firmemente solo en una cosa, con precisión absoluta, centrando toda nuestra atención exclusivamente en ese objetivo.

En este último caso tú notarás cómo tu cuerpo empieza a potenciar sus capacidades e incrementa las probabilidades de alcanzar ese objetivo especificado.

¿Es frágil la concentración?

Es crucial:

  • Prestar atención a los pensamientos que albergamos en la mente.
  • Reconocer que, en nuestra vida, hay aspectos emocionalmente contaminados.

No cabe duda de que nuestro cerebro también se enfoca en estos puntos.

Por ejemplo, si estamos compitiendo, naturalmente querremos mantenernos enfocados en el objetivo. Pero todo puede desmoronarse si nos preocupamos más por lo que piensen los demás. 

Si esto sucede y pasa a tener prioridad sobre nuestros objetivos personales, nuestra capacidad para concentrarnos disminuirá drásticamente. Vemos cómo la concentración necesaria en el deporte o cualquier ámbito competitivo puede debilitarse si inconscientemente consideramos otras cosas más importantes.

Por eso es fundamental hacer un inventario de lo que valoramos; así podremos focalizarnos realmente aquello significativo para nosotros.

Si tienes interés en potenciar tu mentalidad ganadora accede a nuestro artículo ¿Cómo trabajar tu mentalidad para triunfar? Te será útil e inspirador.

¿Podemos perder la concentración en el deporte porque no es lo suficientemente importante para nosotros?

Hablábamos de esas distracciones inconscientes que a veces tenemos. ¿Te ha pasado que no logras concentrarte porque realmente el deporte no te importa tanto?

Es crucial entender que nuestro cerebro filtra la información según lo que, sin darnos cuenta, nos importa de verdad. Está diseñado para funcionar dentro de un sistema de prioridades.

¿Tus prioridades actuales son ser un chico bueno, una persona decente, parecer fuerte en lugar de jugar bien? Si es así, tu cerebro se va a centrar más en todo eso y no en lo verdaderamente importante para ti: ganar.

Y pasa lo mismo si practicas deporte a regañadientes. ¿Lo haces por las razones equivocadas? ¿Estás pensando más en el trabajo o en la familia incluso mientras juegas? Pues claro, será imposible concentrarte.

¿Por qué sucede esto? Porque tu cerebro desviará su atención hacia otras cosas que considera prioritarias para ti.

No te pierdas nuestros mejores consejos para entrenar tu mente; encuentra la mejor información y consejos aquí mismo, en este artículo.

¿Varía el enfoque de un deporte a otro?

Un enfoque deportivo único para mantener la concentración

Ya que estamos trabajando en el tema de la identidad, no diferenciamos entre deportistas que participan en maratones o los que practican deportes rápidos como el snowboard.

Usamos las mismas herramientas para ambos casos. Y es que cuando hacemos despolarizaciones, volvemos a centrarnos directamente en la identidad.

No hay ninguna razón entonces para concentrarse conscientemente; ya todo fluye más naturalmente una vez que:

  • Tu identidad se siente libre y plena.
  • Ya no cargas con emociones pesadas que te bloquean de conectar con tus verdaderas prioridades vitales.

Una vez superados eses puntos, podemos utilizar técnicas como los anclajes o cambios rápidos de mentalidad. Imagina un maratón; algunos corren más rápido (unas 2 horas) mientras otros toman su tiempo (3 horas y media).

Aquí es donde aplicamos estrategias especiales. Y sí… nos volcamos a pensar en autosugestiones y cómo fijar esos anclajes mentales.

A propósito, esto varía mucho según el deporte; por ejemplo, en el sprint de 100 metros ¡desde el inicio estamos concentrados!

Pero vamos al grano sobre las claves generales para alcanzar ese climax de concentración que el ser humano ya tiene de manera natural:

  • Despejar tu mente completamente;
  • Enfocarte fielmente en lo que realmente importa para ti desde tu interior;
  • Liberarte del conflicto interno entre ‘lo correcto’ y ‘lo incorrecto’.

¿Cuáles son las condiciones para mejorar mi concentración en el deporte?

Esta es nuestra conversación con todos los deportistas de élite que entrenamos. Siempre les preguntamos: “¿En qué vas a concentrarte antes del torneo? ¿Cuál es tu objetivo?”

Si responde, «quiero ganar», entonces le decimos, «Vale, pero dime, ¿ganar es una causa o un efecto?»

Nos contesta: «un efecto.»

Proseguimos con: “¿Y cuál sería la causa que provoca ese efecto?”

Entonces dice algo como: «si soy excelente, si estoy feliz y relajado».

Así pues lo siguiente que vamos a hacer será enfocarnos cara a mejor forma posible en dicho resultado deseable por el deportista:

  • la identidad que desea desarrollar en cada competición;
  • lo invisible que crea lo visible;
  • la causa más que el efecto.
En lugar de aferrarnos a pequeñas soluciones temporales, preferimos no centrarnos demasiado en ellas. Si acaso la concentración se pierde durante una competición, entonces ¿qué hacemos? Volvemos al mantra «soy excelente».

Nos enfocamos en aquello que los deportistas han decidido antes del evento: sobre la identidad que desean construir.

Y después, claro está, podemos introducir cambios o anclajes. Sin embargo, todo eso realmente es secundario frente al trabajo previo sobre la identidad.

¿Cómo puedes trabajar tu concentración?

Una audiencia difícil que no facilita la concentración en el deporte

 

Esto ya sale de nuestro alcance porque tiene que ver con cosas fuera del trabajo principal en la identidad. Desde el principio siempre hemos creído que no necesitamos trucos para concentrarnos mejor si conseguimos liberarnos de distracciones. Ese es el primer punto.

Ahora bien, tocando el segundo aspecto, sí podemos añadir algunos dispositivos o técnicas especiales para preparar nuestra mente frente a situaciones como las siguientes:

  • Gritos durante un partido;
  • Insultos también en pleno juego;

Esto puede resultar más difícil. No obstante, incorporar varios tipos de distracciones a las que podríamos enfrentarnos en una situación real permite acostumbrar al cerebro. Pero eso mismo también lo logramos mediante técnicas como la visualización mental con un plan A, B y C.

Nos imaginamos qué pasa si llega la situación A y cómo respondemos. Y así continuamente para las situaciones B y C; igualmente se puede trabajar utilizando estas estrategias previamente gracias al uso intensivo de visualizaciones mentales.

Te aseguro que entenderás mucho más leyendo el artículo sobre visualización mental en deportes.

¿Puede el canal preferido influir en la sensibilidad a las distracciones?

No creemos que los canales visual, auditivo, olfativo o gustativo tengan:

  • relación con la sensibilidad a las distracciones;
  • ni un orden de importancia.

Sin embargo, lo realmente importante es qué quieres que te transmitan estas imágenes. Por ejemplo, imagínate esta situación: estás allí y pasa un camión. Pero el camión no puede juzgarte.

Para algunos podría ser una excusa para distraerse. ¿Por qué? Simplemente porque lo que están haciendo no les resulta suficientemente relevante.

Tú en cambio mantienes el foco porque al fin y al cabo solo es un camión pasando. Además si ya estás acostumbrado a esto entonces:

  • tu cerebro lo ve como algo normal;
  • y lógicamente, reaccionas menos.

A veces, en la cancha te encuentras observando a las personas que pasan. Entonces piensas:

  • «Espera un momento, necesito jugar bien para demostrarles algo»;
  • «Me da miedo que me juzguen».

Claro, al notar su presencia, tu cerebro cambia de prioridades. Ya no se trata solo de jugar bien al tenis; ahora también querrás evitar ser juzgado por:

  • Las personas que pasan.

Entra y descubre ejercicios prácticos para mejorar visitando nuestra página sobre ejercicios de imágenes mentales deportivas. ¡No te lo pierdas!

El caso de un deportista de la Academia

Un atleta que pierde la concentración en los deportes de tiro

 

Justo hay una anécdota al respecto. Se trata de una chica a la que seguimos en prácticas de tiro. Ella sentía que, cuando cierta persona estaba detrás de ella, era para distraerla y eso hacía que fallara sus tiros.

En la Academia del Alto Rendimiento  decidimos cambiar su perspectiva:

  • ¿Y si estuviera ahí para ayudarte a alcanzar tus metas? ¿Cómo sería?
  • Si lo vieses como un entrenador, ¿cómo cambiarían las cosas?

Ella dijo: «Claro», totalmente convencida.

Entonces realizó el cambio diciendo: «Vale, si este chico está aquí es para hacerme más fuerte».

Desde que cambió su percepción, también cambiaron sus acciones. ¿Y por qué crees que pasó esto? Porque la forma en cómo ves las cosas determina tus decisiones y lo que haces. Lo sé, puede sonar un poco trillado, pero es básicamente así de simple.

¡Y aquí estamos, llegando al final de este artículo!

Ahora, si lo que quieres es:

  • Desarrollar una identidad de campeón
  • Liberarte por fin del miedo a fracasar y del qué dirán
  • Ganar en confianza y tranquilidad
  • Superar tus propios récords

Te invito a hacer clic aquí para reservar una sesión estratégica gratuita con uno de nuestros coaches en despolarización de la Academia. Juntos podemos realizar una evaluación totalmente personalizada y gratuita.

Este diagnóstico te ayudará a ver las cosas más claras y contarás con un plan de acción bien definido, adaptado especialmente PARA TI y TUS necesidades.

Recuerda siempre:

Lo importante no es lo que haces, sino la persona en quien te conviertes.

Con inspiración,

El Equipo de la Academia del Alto Rendimiento.

YouTube video

Referencias

https://drlindasterling.com/concentration-in-sports/

https://believeperform.com/how-can-we-train-to-work-on-concentration-levels-in-sport/

https://www.apadivisions.org/division-47/publications/sportpsych-works/concentration-and-attention.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio