Visualización mental- ejercicio eficaz para mejorar

Visualizaciones: ejercicio eficaz para destacar

¿Qué es un ejercicio de visualización? Imagina que el cerebro está en una caja oscura, tu cráneo. Allí dentro, todo es oscuro; sin embargo, continuamente estamos viendo imágenes.

Lo curioso del cerebro es que no distingue entre las situaciones reales y las totalmente fabricadas por nuestra mente.

Por ejemplo, si me toco la cabeza, esto enviará un estímulo eléctrico a los lóbulos temporales. Según la información captada por nuestros sentidos, nuestro cerebro crea una imagen o representación de esa realidad.

De forma inconsciente creamos nuestra realidad con las actividades y situaciones diarias. La visualización nos permite formar conscientemente imágenes mentales potentes.

De este modo y gracias a estas imágenes, nuestro cerebro identifica qué es realmente importante para nosotros y nos guía en esa dirección.

¿Listo para sumergirte más en este tema? Vamos a ver cómo la imaginería mental podría mejorar tus desempeños prácticamente desde ya mismo.

¿Cómo puede la visualización mejorar el rendimiento?

La visualización como herramienta, si se pone en práctica de manera correcta puede ayudarnos a mejorar el rendimiento, esto es totalmente posible dado que nuestro cerebro no distingue entre situaciones completamente ficticias y reales.

Imagina que cada día:

  • dedicamos a repetir en nuestra mente un objetivo deseado, como un ejercicio más, creando una imagen mental clara y atractiva;
  • y logramos sentir realmente que estamos alcanzando ese objetivo satisfactoriamente, sin miedos.

Pues bien, el cerebro se dice: «vale, por aquí es». Así nos guía hacia ello.

¿Por qué? Porque nuestro cerebro está diseñado para ayudarnos a vivir:

  • aquello que verdaderamente importa para nosotros;
  • y lo que él considera como prioridades.

Digamos, por ejemplo: «Vale, tengo esta imagen mental y puedo sentirla; ya es parte de mi realidad.» Entonces el cerebro piensa que esa meta ya está conseguida y naturalmente dirige al cuerpo en esa dirección. A diferencia de la meditación donde intentamos ser más conscientes de la realidad, la visualización nos ayuda a modificar esta misma en nuestra mente para acercarnos a los objetivos deseados.

¿Cuándo utilizar las imágenes mentales en el deporte?

Podemos usar la visualización mental prácticamente en cualquier momento, especialmente antes de las competiciones como ejercicio de preparación y herramienta para liberarnos de esos miedos y ganar confianza.

Imagínate esto: antes de que termine el evento, haces el ejercicio de visualizarte a ti mismo alcanzando tus metas, independientemente de los resultados, sintiéndote feliz y satisfecho. Esta técnica nos prepara para rendir al máximo tal como deseamos.

También es útil durante el entrenamiento mental; aquí nos ayuda a perfeccionar nuestra técnica y estrategia.

Te pongo un ejemplo: una deportista que competió en los Juegos Olímpicos de Pekín utilizó mucho esta táctica—concretamente se centraba:

  • En su técnica.
  • Y cómo ajustar cada minúsculo movimiento durante sus carreras.

Podemos utilizar la visualización de varias maneras:

  • Por un lado, es útil para prepararte antes de una competición eliminando miedos y dudas.
  • Y por otro lado, si estás en una fase donde aún te encuentras aprendiendo técnicas o tácticas deportivas.

Te lo explico todo claro y conciso en mi artículo sobre la visualización en el deporte.

¿Cuál es la diferencia entre pensamiento e imagen mental?

Una persona que practica la visualización mental

Pensamos todo el tiempo. Y muchas veces, lo hacemos sin darnos cuenta. Sin embargo, la visualización es otra historia: es completamente consciente, como cuando escuchas un sonido y realmente te paras a pensar ¿De dónde viene? ¿A qué se parece? Es una herramienta que comparte con la meditación el hecho de que nos hace ser mucho más conscientes durante el día a día.

Te explico cómo lo entendemos: utilizamos nuestra conciencia para hacer el ejercicio de formar una imagen mental de aquello que deseamos alcanzar.

Esa es una gran diferencia para empezar.

Además, con la visualización:

  • realmente establecemos una intención; algo como «este es mi estado de ser, así quiero estar», etc.;
  • y nos aseguramos de que las emociones vinculadas a esa imagen mental sean positivas.

Las emociones involucradas deberían impulsarnos hacia adelante en lugar de llenarnos de miedo.

¿Realizas visualizaciones mentales con miedo a que no se materialicen? Entonces, también estás creando, pero de una manera contraproducente. Eso hará que las cosas resulten como en realidad no quieres conscientemente.

Por eso es crucial:

  • Estar bien despejado mentalmente antes;
  • y ponerte realmente en un estado de bienestar.

De esta forma evitarás llenar tu mente con aquellas cosas que preferirías no tener ahí.

Además, te recomiendo leer nuestro artículo sobre el miedo al fracaso para aprender cómo liberarte de este estado mental negativo.

¿Cómo se crea una imagen mental buena?

Hay un montón de libros sobre la visualización. Pero a fin de cuentas, más allá del contenido específico, todo se reduce siempre a lo mismo:

  • La meditación.
  • La sofrología.
  • La autohipnosis.
  • La atención plena (mindfulness).
  • La visualización creativa.
Así que vamos a ponernos cómodos y cerrar los ojos. Lo siguiente es realizar el ejercicio de crear en nuestra mente una imagen clara de aquello que deseamos alcanzar. Luego, dedicaremos tiempo no solo a ver esta imagen, sino también a vivirla con nuestros cinco sentidos.

Ahora bien, hay tres maneras distintivas de aplicar esta técnica:

  • Visualización asociada: esto te vincula directamente con la experiencia como si estuvieras dentro de ella.
  • Visualización disociada: aquí te ves desde fuera, como espectador de tu propia escena.
  • Visualización orientada hacia objetivos: enfocarte en el resultado final.

Visualización asociada

Vamos a estar allí, vamos a ver la imagen y asociaremos el cuerpo. Luego diremos: «vale, estoy presente en este momento». Así que sí, estamos presentes, somos participantes activos.

Visualización disociada

Si hay algo en lo que no terminas de ser hábil, como un gesto técnico por ejemplo, imagínate que estás viéndote desde fuera. Piensa que eres una figura en pantalla de cine.

Luego visualiza la escena del cine como si tú fueras el director. Así podrás ver claramente: “Ahá, mira ahí… justo aquí es donde me equivoco”. Y luego haces los ajustes necesarios.

Visualización orientada hacia objetivos

Una persona que practica un ejercicio de visualización mental sobre un objetivo

Cuando visualizas tus objetivos, es crucial vivirlos de verdad. Si no te los tomas en serio:

  • Solo se quedarán en tu cabeza.
  • Y tendrás menos probabilidades de hacerlos realidad.

Recuerdo que cuando estaba en la selección francesa y hacía estas visualizaciones, no conseguía encarnarlas del todo. Era como si todo fuera un sueño en mi mente y nada más. Por eso es tan importante practicar la despolarización para poder experimentar estas imágenes mentales con nuestros cinco sentidos. Cuanto más intensamente sintamos las emociones relacionadas con alcanzar nuestro objetivo, más integrará nuestro cuerpo y cerebro la idea de que ya lo hemos logrado. Al fin y al cabo, recuerda: no distingue entre lo real y lo fabricado.

No dudes en visitar la página de despolarización deportiva para descubrir todo lo que necesitas saber sobre esta técnica.

¿Cómo sabes que está realmente plasmado en imágenes mentales?

Es esencial que las imágenes que visualizas se sientan reales, como si ya estuvieran ocurriendo. Cuando utilices la visualización, es primordial sentir que:

  • Ya lo estás viviendo.
  • Es como si fuera una realidad actual.
  • Parece que ya está sucediendo.
  • Y asumir que está hecho.

Siente cómo tu cuerpo responde a estas imágenes, como si estos eventos realmente estuvieran pasándote ahora mismo. Por ejemplo:

  • Si esperamos sentir excitación: «¡Vaya! Ya me siento emocionado.»
  • Si creemos experimentar tensión: entonces notaremos esa misma tensión física en el cuerpo.

Recuerdo a una deportista que me dijo una vez: «Ahora mismo lo siento, creo que mi índice va a moverse.» Es fundamental sentirnos presentes aquí y ahora, experimentando esto en tiempo real mientras nuestro cuerpo ya está respondiendo.

Esto es realmente estar en el momento presente más que perdernos entre recuerdos o fantasías. Sentir de verdad que ya estamos viviéndolo o ya lo hemos vivido.

¿Por qué no puedo visualizar mentalmente?

Hay personas que intentan visualizar cosas en su mente. Sin embargo, muchas veces terminan viendo imágenes de algo que no les gustaría que ocurriera y así se sienten incapaces de controlar este proceso.

Si te cuesta imaginar lo que realmente deseas, entonces es crucial realizar algunas prácticas de despolarización para:

  • Liberar más espacio mental;
  • Estar plenamente presente y conectado con tus verdaderos deseos.

Recuerda que no estamos obligados ni eso necesario tener una imagen clara siempre. Depende mucho de cada persona; algunos pueden obtener imágenes muy nítidas mientras otros podrían experimentar especialmente:

  • Sonidos;
  • Sensaciones táctiles o físicas;
  • O emociones intensas.
Quiero decirte algo importante: cuando uses la imaginación, no pasa nada si las imágenes son borrosas o incluso si solo percibes sensaciones. Eso también está bien.

Mucha gente nos dice frecuentemente: “No logro ver nada en mi mente, ¡no puedo visualizar la imagen!”

A ellos siempre les respondemos: “Pero, ¿puedes sentir?”

Cuando dicen “sí”, nuestra respuesta es simple pero reconfortante: «Entonces no te preocupes. Si puedes sentirlo, ya vas por buen camino.»

La próxima vez recuérdalo e inténtalo, dejar flotar los sentimientos puede ser tan válido como tener una visión clara del futuro.

¿Puede otra percepción interferir en la visualización?

Una percepción que cambia gracias a la visualización mental

Según la filosofía de Demartini, nuestro cerebro siempre busca estar en equilibrio. Entonces, surge una pregunta interesante: «Cuando visualizas algo que realmente deseas que suceda, ¿puedes tener otra percepción simultánea en tu consciencia?»

La respuesta es no. De hecho, cuando utilizamos la visualización, básicamente estamos permitiendo que sea el ego quien desee algo específico. Y sí, el ego prefiere ciertas formas sobre otras.

Por ejemplo, si nos imaginamos siendo excelentes en algún ámbito de nuestra vida como el deporte, consciente o inconscientemente sabremos que:

  • vamos a polarizar lo contrario;
  • y no veremos los sacrificios o costes involucrados.
Además existe una dualidad entre el mundo de la esencia y el mundo de la existencia. El segundo está dominado por los deseos del ego basados en sus preferencias personales.

Por eso al hacer las visualizaciones no solo nos centramos en alcanzar nuestras metas sino que también debemos ser conscientes de esa polaridad inversa presente aunque invisible para muchos.

Si te resulta difícil concentrarte mientras haces deporte o cualquier otra actividad ¡no te preocupes! En nuestra página encontrarás trucos eficaces para mejorar tú concentración.

¿Necesito ponerme en situación para utilizar la visualización?

Cuando hablamos de visualización, quizá te preguntes:

  • ¿Es necesario tener la ropa o el accesorio en mano?
  • Por ejemplo, si jugamos al tenis, ¿importa traer una raqueta para sentir más?

Desde nuestra perspectiva, no es indispensable, al igual que en la meditación no necesitamos más que a nosotros mismos. Piénsalo así: cuando sueñas que estás jugando al tenis, no tienes realmente una raqueta en las manos y aún así sientes que has estado jugando toda la noche.

Lo interesante de la visualización es que todo es ficticio porque estamos creando percepciones para nuestro cerebro. Sin embargo, una vez el cerebro cree en estas percepciones, ya no necesitas herramientas adicionales.

No van a influir mucho en la calidad de tu visualización mental. Si tienes una raqueta de tenis, podrías agarrarla y sentir las cuerdas al golpear una pelota para obtener una sensación realista. Sin embargo, esto no es imprescindible.

¡Y aquí llegamos al final de este artículo!

Ahora, si lo que deseas es:

– Desarrollar una identidad de campeón;
– Liberarte por completo del miedo a fracasar y del qué dirán;
– Ganar confianza y serenidad;
– Superar tus propios récords.

Te invito a reservar un sesión estratégica gratuita con uno de nuestros coaches en despolarización de la Academia. Juntos podemos hacer una evaluación completamente personalizada para ti.

Este análisis te ayudará a ver las cosas más claras y contarás con un plan de acción preciso diseñado exclusivamente para TI y TUS necesidades.

Y recuerda esto:

Lo importante no es lo que haces, sino la persona en quien te conviertes.

Con inspiración,

El Equipo de la Academia del Alto Rendimiento.

Referencias

https://envision.app/2019/08/21/top-7-beginner-tips-visualization-techniques/

https://www.brianmac.co.uk/mental.htm

https://sportsperformancebulletin.com/endurance-psychology-mental-drills-mental-imagery-can-improve-sports-performance/

https://www.frontiersin.org/fpsyg.2020.00633

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio