Visualizacion en deporte para la mejora del rendimiento

Visualizaciones en deporte para la mejora del rendimiento

¿Te has preguntado alguna vez qué es eso de la visualización en el deporte? Es un método que sale en muchos libros sobre coaching deportivo.

Además, se suele hablar de autohipnosis, sofrología y visualización deportiva. Sé que todos estos términos pueden dar paso a confundirnos.

Pero tranquilo, hoy estoy aquí para echarte una mano y hacerte ver las cosas más claras como deportista. Vamos a desglosarlo juntos:

  • Primero exploraremos por qué la visualización deportiva está ganando tanto terreno como método en el mundo del deporte actual.
  • Y después te contaré exactamente su uso, es decir, para qué sirve.

¿Qué es la visualización en el deporte?

La visualización deportiva, como su propio nombre indica, es un método que consiste en crear imágenes en la mente. Como seres humanos tenemos esa capacidad de imaginar. Por tanto, podemos construir imágenes mentales completas sobre escenas que deseamos llevar a cabo como deportistas.

Haciendo esto estamos preparando nuestro cerebro; es como si le estuviéramos dando órdenes para decirle:

  • Esta es la imagen que tengo;
  • Esto es lo importante para mí;
  • Y esto es lo que vamos a realizar juntos.

De esta manera, preparamos nuestra mente dándole una especie de brújula y diciéndole: «me gustaría que logres eso».

¿Por qué los deportistas de élite utilizan la visualización en el deporte?

Los deportistas de alto nivel utilizan la visualización deportiva consciente o inconscientemente (es decir, sin darse cuenta), crean sus propias imágenes, utilizando esta herramienta para dar paso a un mayor rendimiento deportivo.

Recuerdo cuando dejé el deporte de alto nivel durante un año y me fui a Australia. Cada día que salía a correr:

  • Hacía mis desplazamientos, mis regates;
  • Repetía cada movimiento técnico como si fuera real;
  • Sentía realmente los movimientos en mis piernas.

Sin embargo, algunas personas en aquel entonces me dijeron que no recuperaría mi nivel al detenerme un año, que tendría manos habilidad, un movimiento mucho menos preciso como deportista, cuando estaba en pleno ascenso.

Al final, cuando regresé, no había perdido en absoluto mi nivel tanto fuera como dentro de la competición. Lo había mantenido porque supongo que hacía uso de la visualización inconscientemente.

Así que hoy, después de haberme formado especialmente en hipnosis y haber enseñado auto-hipnosis a deportistas, veremos que muchos de ellos practican el método de la visualización deportiva por dos razones.

Una razón puramente técnica

La razón número uno es puramente técnica. En este sentido, teníamos una deportista que obtuvo una medalla de plata en snowboard.

Ella lo hacía exclusivamente para repetir sus movimientos técnicos y su descenso en la visualización. Su objetivo era crear buenas imágenes mentales, construir las diferentes secuencias del deporte: cuando debía inclinarse, el movimiento, y sentirlo en los músculos.

Crear un estado de ser

También vamos a utilizar la visualización deportiva para crear esas imágenes que nos ayudarán a alcanzar el estado deseado durante la competición.

La visualización en el deporte, cuando se hace realmente bien, nos permite crear ese estado de ser con nuestros pensamientos.

Por lo tanto, vamos a asociar las emociones a la imagen mental para crear el estado de ser que coincide con nuestra identidad.

Este es precisamente el proceso de la Academia del Alto Rendimiento, que es la suma cualitativa y cuantitativa de nuestros pensamientos y emociones.

Diferencia entre imágenes mentales y visualización

Un niño que se plantea la diferencia entre visualización e imagen mental

 

En realidad, no hay diferencia entre la visualización y la imagen mental. La única diferencia radica en las palabras: «imagen mental» y «visualización». Pero aparte de eso, no hay nada diferente.

En agosto de 2017, pasé 20 días con los monjes en Tailandia practicando la meditación Vipassana, lo que significa sin leer, sin escribir y sin hablar.

Llevaba dos años formándome en hipnosis. Y en cierto momento, mientras meditaba, me dije: «¡Vaya, pero ¿qué estoy haciendo aquí? ¿Estoy practicando auto-hipnosis o no?»

Cuando regresé de esa experiencia, le pregunté a mis mentores: «No entiendo cuál es la diferencia entre la auto-hipnosis, la meditación y la visualización».

Ninguno de ellos pudo responderme. Así que hoy, en términos de neurociencia, nadie sabe hacer la diferencia entre:

  • Auto-hipnosis;
  • Un estado de Sofrología;
  • Y un estado de meditación de plena conciencia.

¿Por qué? Porque son las mismas cosas pero con nombres diferentes. Por lo tanto, no hay diferencia entre uno y otro, entre la imagen mental y la visualización, excepto por su nombre.

No importa si estás haciendo imagen mental o visualización, siempre se trata de:

  • Ponerte en las condiciones adecuadas;
  • Imaginarte realizando buenos movimientos y ganando.

Estás condicionando tu cerebro y tu cuerpo para ir hacia donde quieres ir.

¿Qué tipo de imágenes mentales se utilizan entre los deportistas de élite?

La imagen interna

La imagen mental interna es aquella en la que estaremos realmente más presentes en la escena, nuestro movimiento. Por ejemplo, nos imaginaremos realmente en la escena.

Estaremos completamente conscientes de nuestro cuerpo y sentiremos:

  • Los movimientos;
  • Los pequeños estímulos en nuestro cuerpo, los olores;
  • La cinestesia;
  • El tacto.

Así que estaremos realmente completamente presentes durante el proceso.

La imagen externa

Con la imagen externa, más bien nos colocaremos frente a una pantalla de cine, por ejemplo. Visualizaremos frente a nosotros una pantalla de cine y veremos imágenes de una versión nuestra realizando los ejercicios.

Así que desde afuera, será como si fuéramos un director de cine. Podremos jugar con la escena.

Esto es excelente para poder hacer ajustes técnicos en relación con ciertos movimientos o para aprender desde lejos.

Alternar imagen interna y externa

Un deportista practicando la visualización deportiva

Podremos jugar con estos vaivenes entre lo externo y lo interno. Entonces, observo desde el exterior, pero no tengo emociones asociadas a la escena.

Solo soy un espectador, pero tengo el derecho de modificar y ajustar los buenos movimientos, el estado mental correcto a distancia. Y luego, podremos probarlos internamente para ver cómo funciona.

Así que una vez que somos espectadores, observamos la escena y luego entramos en la escena. Entramos en el cuerpo y sentimos los movimientos y la cinestesia.

Estamos realmente presentes. Por lo tanto, hacemos este vaivén entre la imagen externa e interna según lo que queremos trabajar.

¿Cómo funciona la visualización en el deporte?

Comprender cómo funciona el cerebro

Es importante saber que el cerebro está dentro de una caja negra que es el cráneo. Por lo tanto, todo será procesado únicamente por señales eléctricas.

De hecho, lo que creemos ver afuera:

  • Se crea en la parte posterior del cerebro en los lóbulos occipitales;
  • Y nos generará imágenes.

Los sonidos, por otro lado, se crean en los lóbulos temporales. Son frecuencias vibratorias que:

  • Golpean los tímpanos;
  • Y transforman esas señales magnéticas en señales eléctricas en los lóbulos temporales.

Esto es lo que nos da un cierto sonido que podemos reconocer.

Y también podemos hacer esto con el sentido del tacto en los lóbulos parietales, por ejemplo.

El cerebro crea la realidad

Por lo tanto, la visualización funciona en esta capacidad o habilidad que tiene nuestro cerebro para crear constantemente una realidad:

  • Ya sea que lo experimentemos diariamente al mirar, tocar y ser actores de nuestra vida;
  • O que elijamos detenernos y utilizar conscientemente esta facultad del cerebro para hacerlo.
En este caso, cerraremos los ojos y comenzaremos a:

  • Visualizar como si ya estuviéramos allí;
  • Escuchar como si ya estuviéramos allí;
  • Y sentir, percibir, saborear como si ya estuviéramos allí.

Al hacer esto, poco a poco daremos órdenes al cerebro para que pueda realizar ciertas cosas.

Esto nos ayudará a aprender mucho más rápido. ¿Por qué? Porque estaremos utilizando esta capacidad natural del cerebro para aprender sin tener que hacerlo conscientemente, como en un sueño al fin y al cabo.

En un sueño, podemos despertarnos en medio de la noche, sudando, porque hemos tenido una pesadilla. Sin embargo, en realidad, solo fue un sueño, solo fue el producto de nuestra imaginación.

Aun así, en nuestra mente, puede haber durado horas, incluso días, mientras que en realidad solo duró unos minutos. La visualización mental es lo mismo porque:

  • De alguna manera, aprendemos a crear cosas reales aunque sean falsas;
  • Y el cerebro no distingue entre una situación real o creada desde cero.

¿Cuáles son los beneficios de la visualización en el deporte?

La reducción del estrés

Una tenista de élite que gestiona perfectamente el estrés y la presión gracias a la visualización

¿Por qué? Porque en la visualización exploramos todas las posibilidades, lo que significa que nos imaginamos:

  • Llegando a la competición en nuestra mejor forma.
  • Viendo a los espectadores animando y gritando.

Si nuestro cerebro se acostumbra a esto, entonces le resultará normal cuando realmente ocurra en la competición.

Cuando una situación es normal para nosotros y para el cerebro, no hay reacción emocional. Es algo habitual, como si alguien te preguntara tu nombre y tú respondieras sin más; simplemente no hay altibajos emocionales.

Haremos exactamente eso: crearemos nuevas normas mentales. El objetivo aquí es reducir ese estrés para que el cerebro asuma esa nueva realidad sin titubear.

Vayamos un paso más allá enfocándonos también en ganar mediante estas imágenes mentales. Así nuestro cerebro podrá desencadenar inconscientemente comportamientos que aumenten nuestras probabilidades de victoria en el deporte ¿Te imaginas logrando eso? Hazlo habitualmente y verás cómo cambio poco a poco tu aproximación al éxito.

Implementación de automatismos de éxito

¡Exactamente! Podemos crear anclajes de esta manera. Vamos a asociar ciertos pensamientos con ciertas emociones y los vamos a vincular con un gesto.

Por ejemplo, si necesitamos un impulso extra, vamos a:

  • Golpear nuestro puño contra la mano;
  • Repetir una palabra fuerte en nuestra cabeza (como «¡vamos!», «¡motívate!» o «¡adelante!»);
  • Y asociar esto decenas de veces previamente con visualización.

Así, cuando lleguemos a la competición y hagamos el anclaje, el cerebro sabrá inmediatamente qué estado mental adoptar.

El desarrollo o la modificación de los comportamientos

Aquí es donde la imagen interna y externa se vuelve realmente fascinante. Imaginemos, por ejemplo, que queremos adoptar un comportamiento o habilidad específica:

  • me gustaría ser más ágil en las competiciones;
  • o quizás reaccionar más rápido durante lo inesperado.

Por supuesto, antes de eso en la Academia del Alto Rendimiento hacemos algo que llamamos “despolarización inversa”:

  1. Lo primero será buscar a alguien alrededor nuestro que veamos como más rápido. Actuaremos la despolarización inversa con esa persona.
  2. Después nos visualizaremos desde fuera imitando a nuestro doble mecánicamente pero manteniendo lo mejor de nosotros mismos, lo útil.
  3. Finalmente sentir esto interiormente para incorporar estos nuevos hábitos.

Esto es un modelado en programación neurolingüística.

Ahora bien, si hay algún comportamiento problemático también podemos proyectarnos dentro del escenario. Cambiaremos el comportamiento desde afuera reviviéndolo luego internamente hasta dar con una versión modificable claramente mediante «entrenamiento real».

La mejora del rendimiento

Mejora del rendimiento en el deporte gracias a la visualización

Ahí es donde se va a tornar crucial permitirse visualizar algo aún más grande. Pero ojo, resulta fundamental que el cerebro realmente lo crea.

Si no creemos en ello y no sentimos en nuestro cuerpo que ya está ocurriendo, entonces todo quedará solo en la cabeza y no pasará al resto del cuerpo.

Por lo tanto, es clave dar vida a nuestras visualizaciones. El término «incorporar» viene de “in”, que significa «dentro», y “carnis”, que quiere decir «carne». Encarnar es deliberadamente ponerte dentro de nuestra carne, imaginar cómo vamos a facilitar ese traslado desde nuestra mente hasta sentirlo físicamente como real.

Basándonos en esto después podemos visualizarnos triunfando mientras le decimos al cerebro:

  • es natural ganar;
  • es normal ser el mejor en este tipo de competiciones;
  • y también lo es verme llevando la medalla colgada al cuello.

Bajo tales premisas, tu rendimiento mejora automáticamente. ¿Por qué? Porque tus logros externos están vinculados directamente con quién eres ahora mismo.

Así pues cuanto más cultives tu identidad de campeón y te veas constantemente ganador sintiendo eso normalizado, verás cómo día tras día aumentan tus victorias deportivas.

Te visibilizarás superándote continuamente haciendo justo ese pequeño milímetro adicional que aunque parezca poco, transmite una gran diferencia al final del evento, enseñará si has perdido o incluso cuando hayas triunfado ¡por esos pocos milímetros habrás avanzado mucho!

¿Cómo hacer visualización?

Buena postura, músculos relajados y buena respiración

Para empezar, simplemente siéntate, mantén la espalda recta y concéntrate en tu nariz. Toma tres respiraciones profundas y siente en cada una:

  • Tu vientre que se hincha.
  • El aire entrando por tus fosas nasales y saliendo suavemente por la boca.

Durante este ejercicio, relaja bien tus músculos. Lo ideal es mantener el torso erguido sin encorvarse demasiado.

Después, imagina por ejemplo una situación en la que:

  • Estés ganando algo.
  • O te encuentres en un estado de ánimo positivo.

Una vez que tengas esa imagen en mente, comienza a sentir esas mismas sensaciones en el momento presente.

En resumen:

  • Siéntate cómodamente.
  • Toma tres respiraciones profundas por la nariz y exhala por la boca.
  • Imagina una situación en la que estés ganando.

Así empezarás a experimentar las emociones como si realmente hubieras ganado.

Un buen estado de ánimo

Cuando haces visualización mental, es crucial hacerlo con buena energía. Si sientes miedo mientras te visualizas, ¡detén la visualización de inmediato!

¿Por qué? Porque tu cerebro asociará eso con malestar. El objetivo de asociar emociones positivas es que tu subconsciente se sienta atraído hacia eso. Entonces, si asocias miedo con tus visualizaciones, tu subconsciente querrá evitarlo en lugar de acercarse.

Así que sé realmente consciente cuando hagas este ejercicio. Es fundamental hacerlo en un estado de bienestar y reconocer lo genial que es para ti estar así. Verás que naturalmente, tus resultados mejorarán.

Naturalmente, si esta visualización se queda solo en la cabeza, como mencionamos antes, no es bueno. Significa que estás polarizado en algún lugar.

Por lo tanto, es importante concertar una cita con alguien del equipo para:

  • Despolarizarte adecuadamente.
  • Integrarte en el programa «Identidad Ganadora» para que puedas aprovechar el poder de la visualización deportiva.

Referencias

https://www.brianmac.co.uk/mental.htm#:~:text=Mental%20imagery%20involves%20the%20athlete,feeling%20satisfied%20with%20their%20performance.

https://lisbdnet.com/how-does-mental-imagery-compare-with-perception/

https://www.sportsperformancebulletin.com/endurance-psychology/mental-drills/mental-imagery-can-improve-sports-performance/

https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fpsyg.2020.00633/full

https://believeperform.com/the-mechanisms-underlying-imagery-in-sport/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio