Desarrollar una mentalidad de acero en su maximo potencial

Desarrolla una mente de acero: alcanza tu máximo potencial

Tener una mente de acero, esa es una expresión que escucharás mucho en el tenis, y envuelve mucho el término «coaching». Los jugadores frecuentemente mencionan que la necesitan entre otros componentes  para ganar todos sus partidos, tener éxito, seguridad en sí mismos y mantenerse fuertes mentalmente.

Hoy vamos a explorar en este artículo lo crucial que es tener una mente de acero tanto para el ser humano en sí como en el deporte. Pero, ¿qué significa realmente eso de tener «una mente de acero»? Si te interesa saber más información sobre el tema, continúa leyendo y te lo desvelaremos poco a poco.

¿Qué significa tener una mente de acero?

En general, un ser humano con mentalidad de acero es aquel que:

  • no se da por vencido fácilmente;
  • y está completamente dedicado a sus metas, con completa seguridad y confianza para alcanzar el éxito.

Y a veces, incluso cuando físicamente está agotado, sus habilidades y resistencia siguen marcando la diferencia precisamente gracias a su fortaleza mental, que es de suma importancia ya que realmente empuja sus límites.

Pero, al fin y al cabo, ¿qué es realmente tener una mentalidad de acero? ¿Hay gente que posee más esta cualidad que otros? ¿Puede el coaching ayudarnos a potenciarla?

Para nosotros, tener una «mentalidad de acero” significa estar tan conectado con tus objetivos que no existe obstáculo capaz de detenerte. No cambias tus prioridades sobre la marcha.

Esta persona de acero tiene prioridades propias significativas desde su punto vista. Su objetivo es tan prioritario para ella que iría más allá del dolor o el cansancio para lograrlo. Son las habilidades, resistencia y confianza propias una persona especialista en trabajar su mente de acero para cumplir sus metas y besar el éxito.

Sin embargo, quien no tenga esa mente férrea también tendrá el objetivo principal claro pero mientras lo persigue surgirán otras metas importantes como cuidar su salud y bienestar, e incluso descansar un poco. Por ello puede cambiar sus prioridades y darles otra forma conforme avanza.

Alguien con “mentalidad de acero”, entonces es alguien que:

  • Que realmente vive conforme a sus prioridades.
  • Y está totalmente comprometida con su objetivo y metas.

¿Por qué tener una mente de acero?

Cuestión de prioridad

¿Tener una mente de acero o no? Realmente, todo es cuestión de manejar prioridades. De hecho, cualquiera puede ser especialista en desarrollar una mentalidad fuerte si recibe la información y formación de coaching adecuada.

Sin embargo, no estaríamos hablando de una verdadera «mentalidad de acero», sino más bien de imitación si empezamos con el «debo hacerlo», una pregunta que es el producto de una mala conexión con nosotros mismos.

Para nosotros, tener una genuina mentalidad fuerte simplemente viene naturalmente. Ni siquiera nos planteamos la pregunta: ¿tengo un buen mindset o no?

Y fíjate que aquellos a quienes consideran que poseen esta fortaleza mental probablemente ni se dan cuenta cuando les decimos: «Wow, tú sí que eres resistente».

Pues para estas personas superarse a sí mismas ¡les viene volando! Hablaremos sobre superación personal en deportes en otro artículo interesantísimo en esta página. Así que recuerda: ellos realmente piensan poco en “tener que ser resilientes”.

En cuanto te sorprendas pensando “necesito ser más duro”, ahí algunos componentes están desajustados dentro ti.

Por un lado podría ser que no estás alineado con tus propios sistemas prioritarios, estarás alejándote más de tus metas en vez de acercarte al éxito.

Por otro lado quizá haya factores externos que el coaching puede tratar ejerciendo demasiada presión sobre tu meta real (como ganar esa competición), y acabas infravalorándote pensando cosas como “Si digo claramente lo mucho que quiero éxito  pueden pensar mal de mí.”

Conclusión: no permitas a las voces exteriores confundirte; adéntrate constantemente hacia aquello por lo cual luchas, te sorprenderá el producto cuando empiezas a escuchar ese famoso dicho: «a palabras necias, oídos sordos». Seguro que Oscar g se encontró también con estos muros en su camino, pero ignorándolos y saltándolos, logró todo su éxito musical, esto es comparable a muchos ámbitos y personas, si ellos pudieron, ¿por qué tú no ibas a poder?

Deportistas con mentalidad de acero que hacen esfuerzo para escalar una pirámida deportiva

Para aquellas personas que se les percibe como si tuvieran una mente de acero, no avanzar les requiere más esfuerzo que avanzar. En realidad, para ellos es tan habitual empujarse a sí mismos hacia el éxito que sería mucho más complicado:

  • No seguir adelante;
  • Y por lo tanto, ser vistos como alguien sin esa fortaleza mental y mente de acero.

Muchas veces pensamos que estas personas han desarrollado las habilidades y el hábito de superarse y esperan la recompensa al final del camino, y aunque algunos no necesitan información ni visitar un solo video, página o formación para hacerlo, otros sí, usando el coaching y a un especialista como herramienta para alcanzarlo. Así su cerebro produce naturalmente dopamina, creando lo que se denomina en psicologia una adicción. ¡Sí! Una especie de mecanismo en sus cabezas que les impulsa a ir siempre más allá.

Por otro lado, los individuos que sienten no tener esta fortaleza mental simplemente no han cultivado este tipo de costumbres, y ya que recogemos el producto que sembramos, es imposible alcanzar estas habilidades sino le damos importancia o incluso recurrimos a un especialista en coaching para que nos den ese empujón que a veces necesitamos antes de coger carrerilla.

Y eso nos lleva a decir esto importante: “una vez empiezas a ver resultados, se convierte casi en un vicio”.

Se forma entonces una rutina cerebral donde el cuerpo se acostumbra constantemente al desafío; llega un momento en qué esto parece normal.

¿Te interesa saber cómo puedes también desafiarte a ti mismo? Simplemente sigue leyendo en está página acerca de cómo sobrepasar tus propias barreras.

¿Cómo saber si tienes una mente de acero?

Bueno, la cosa es sencilla. Lo primero que tienes que hacer es identificar los síntomas para saber si no posees un mental de acero. ¿Y sabes cuándo ocurre esto?

  • Si constantemente te encuentras diciendo «tengo que hacerlo, debo hacerlo».
  • Si sientes el deseo de superarte pero simplemente no lo consigues como deberías.

Así pues, estos son los signos de que aún necesitas desarrollar ese «mental de acero». Todavía no eres completamente tú mismo. Y no hacer falta ser especialista en coaching deportivo para darse cuenta de ello, escuchar a nuestro cuerpo y sus señales, leer nuestro diálogo interno es lo mejor que podemos hacer para reconocer si nuestra habilidades están en declive y nuestra mente de acero se está oxidando.

Creemos firmemente que cuanto más conectada está una persona consigo misma y con sus verdaderos objetivos, mayor es su fortaleza mental y su capacidad para superarse, la psicología misma sabe que tan relacionada está la autoestima y confianza de una persona consigo misma con el hecho de ser exitoso/a.

El segundo punto clave: si repites a menudo cosas tipo “debo…” o “tengo qué…”, entonces aún estamos lejos de una mente de acero. ¿Por qué? Porque estás viviendo en función a dictados externos y eso te priva ser realmente tú mismo, algo que puede ser entrenado con el coaching deportivo poniendo finas esas habilidades que detectan un diálogo interno negativo.

Te castigas cada vez que expresas cosas así como: «Tengo qué lograrlo; si no puedo soy un fracaso”. Y cuando fallas continúas reprochándote diciendo: “ahora veis cómo fallo siempre…no lo merezco». Si sigues sembrando este tipo de pensamientos, el producto obtenido no va a ser diferente a estos últimos.

¿Sabes? Cuando siempre estás auto-castigándote así, significa que realmente no estás conectado con tu mente y habilidades de acero.

Piensa en alguien quien tiene una mentalidad de hierro y ya se ve como campeón. Esa persona ¡ya actúa como si hubiera ganado! No carga con ese monólogo destructivo. Se supera porque realmente disfruta el desafío y va a por ello ¡no para simplemente quedar bien ante los demás!

¿En qué tienes que trabajar para tener una mentalidad de acero?

Un deportista preguntandose que puede hacer para desarrollar una mentalidad de acero

Si estás familiarizado con la metodología de la Academia del Alto Rendimiento, sabrás que raramente utilizamos expresiones como «tengo que» o «debo». Para responder a esta pregunta, lo primero que debemos hacer es preguntarnos:

  1. ¿Realmente es importante para mí este objetivo?»
  2. Luego, debemos cuestionarnos: «Cuando sueño con ser campeón, ¿qué me impide decirlo en voz alta?»

Si hoy quieres ser campeón a nivel departamental, regional, nacional, olímpico o internacional, pero no puedes decirlo, significa que estás limitado por otras prioridades que te impiden darlo todo.

Por ejemplo, recuerdo mis 5 finales en el campeonato de Francia. En las semifinales, sabía que iba a ganar. Así que, aunque estuviera reñido, siempre hacía ese pequeño esfuerzo extra para ganar.

Sin embargo, en la final, en los vestuarios, ya había perdido la lucha antes incluso de comenzar. ¿Por qué? Porque mi cuerpo no era capaz de decir: «voy a ganar, voy a ser campeón sí o sí»

Así que esta es la primera autorización. Si no tienes el permiso inconsciente, incluso subconsciente, de decirte a ti mismo que puedes ser campeón, entonces estarás limitado. Tus resultados se verán distorsionados por mandatos externos que te impedirán:

  • desarrollar tu pleno potencial;
  • y estar listo para darlo todo.

¿Por qué? Porque tu sistema nervioso no estará conectado con tus verdaderas prioridades intrínsecas para:

  • superarte a ti mismo;
  • y así ser visto como alguien que tiene una mente de acero en cualquier situación.

Es importante, entonces, establecer objetivos elevados, atreverse a hablar de ellos y asumirlos abiertamente. Nosotros y nuestra metodología deportiva de la mano del coaching podemos ayudarte a lograrlo.

Pero bueno, «elevado» es relativo. Cuando yo decía que quería estar en el equipo nacional de Francia, para algunos eso era grandioso, pero para mí era lo normal. Sin embargo, superar ese nivel ya no me parecía tan normal.

¿Es importante aprender a gestionar el estrés para tener una mentalidad de acero?

Aprender a manejar el estrés suele ocurrir de forma natural. Si estás realmente conectado con tu propósito y no tienes miedo, es decir, si has superado el temor al fracaso, vas a sentir naturalmente ganas de darlo todo. Esto hará que tu mente se mantenga enfocada y alerta.

En cambio, si el estrés surge porque piensas «ay, si pierdo, será el fin del mundo», entonces, sin duda, tu escala de prioridades cambiará y el producto obtenido no va a ser de tu agrado. En vez de enfocarte en ganar (que debería ser lo principal), te concentrarás en no perder.

¿Sabes qué sucede en esos casos? Tu atención se desvía, las habilidades fallan y eso, claro está, genera estrés.

El estrés, especialmente si se basa en el miedo, se esfuma y da paso a una presión positiva que nos impulsa a rendir mejor cuando:

  • Estamos totalmente vinculados con nuestro sistema de prioridades internas,
  • Y nos hemos liberado de las presiones externas.

Y es entonces cuando podemos empezar a disfrutar de verdad del juego y a apreciar el momento presente.

¿Es importante aceptar el fracaso para tener una mentalidad de acero?

Un golfeador sin mentalidad de acero incapaz de aceptar la derrota

Aceptar el fracaso se puede ver desde dos perspectivas. Por un lado, está la idea de que «nunca pierdo, o gano o aprendo», así que el fracaso se convierte en una oportunidad para crecer y avanzar.

Ahora, si encaramos un fracaso y decimos «¡qué desastre, he fracasado, es el fin del mundo!», naturalmente vamos a tener miedo de fallar. ¿Y qué crees que pasará? Pues que nuestro cuerpo rehúye el comprometerse a la acción.

Nota que la paradoja aquí está en que no tengo miedo a perder porque:

  • Sé que o ganaré o aprenderé.
  • Pase lo que pase, saldré más fortalecido al final del desafío.

Por otro lado, estamos aquí para destacar, para mostrar nuestro mejor rendimiento. Por lo tanto, a corto plazo, es natural que queramos ganar a toda costa. Es crucial saber manejar este tipo de pensamientos de dos formas:

  • No, no me gusta perder, no quiero perder, es impensable que pierda.
  • Y, al mismo tiempo, no me importa porque sé que, pase lo que pase, habré dado todo de mí, habré mejorado y me habré superado.

Una vez más, nos encontramos ante un verdadero dilema: por un lado debemos «aceptar el fracaso de manera absoluta» mientras que por otro lado, no podemos aceptarlo «de manera relativa».

¿Por qué? Porque tengo ganas de darlo todo y soy un ganador, no un perdedor. Esto va en nombre de la dualidad de la materia.

¿Cómo recuperar la fuerza mental tras un fracaso?

Preguntarse si el deporte sigue siendo una de nuestras prioridades

¡Todos tenemos esa fuerza mental interna desde el principio! Como bien decimos en las sesiones de coaching para el desbloqueo emocional: «Cuanto más logramos desbloquear a alguien, más se conecta con su fuerza interior». Esta es la fuerza que nos permite respirar, digerir y manejar todo nuestro sistema nervioso autónomo.

Así que, sí, todos llevamos dentro esa fuerza impresionante. Sin embargo, a veces, ponemos un juicio sobre ella y acabamos haciendo cosas que nos perjudican.

¿Qué pasa entonces? El sistema nervioso empieza a descomprimir y nos podemos hundir. Por ejemplo, esto puede ocurrir si:

  • Hemos sacrificado muchas cosas en la vida para alcanzar una meta.
  • Y luego, nos topamos con un fracaso rotundo, como recibir un golpe fuerte.

Cuando estamos en ese pozo, se abren dos caminos:

  • Nuestro deporte realmente importa y es parte de nosotros. En algún momento, ya sea mañana, la semana que viene o dentro de un mes, ¡tomaremos acción!
  • Pero, ¿y si el deporte ya no es tan importante para nosotros? Puede que otras cosas tengan ahora más peso en nuestras vidas, aunque quizás nos cueste admitirlo y aceptarlo. Esto podría significar que tenemos que repensar quiénes somos.

Si este es el caso, inevitablemente nos veremos forzados a salir de nuestra zona de confort, y eso no es necesariamente malo.

¿Por qué? Pues porque nos empuja a centrarnos en algo que realmente resuena con nuestro ser actual. Es una oportunidad de redescubrirnos y alinear nuestras acciones con lo que verdaderamente valoramos ahora. A veces, cambiar de dirección no es un retroceso, sino un ajuste necesario hacia un camino más genuino y satisfactorio.

Enumerar todas las ventajas de este fracaso

Un deportista anotando los beneficios de su derrota

Para recuperar la fortaleza mental después de un fracaso, es crucial tomarte un momento para reflexionar y anotar todos los beneficios que este fracaso te ha brindado hasta que:

  • Sientas gratitud por haber experimentado ese fracaso;
  • Y puedas avanzar a una etapa superior.

Si no alcanzas este sentimiento de gratitud, estarás en un estado de reevaluación en lugar de evolución. Esto ocupa mucho espacio mental porque genera emociones.

La emoción es simplemente una discrepancia entre «lo que soy» y «lo que me hubiera gustado ser». Este desfase nos hace vivir en el pasado, en vez de darnos la fuerza para estar en el futuro.

¿Necesitas más consejos para superar una derrota? Visita nuestro artículo dedicado al fracaso deportivo.

¿Qué deporte puede potenciar tu fuerza mental?

Hoy en la Academia del Alto Rendimiento contamos con 350 deportistas. Con un servicio al cliente totalmente personalizado y dedicado, hemos tenido el honor de acompañar a:

  • 5 participantes en dos Juegos Olímpicos.
  • 9 personas que ya habían estado en los Juegos antes de conocernos.

Destacamos también por tener más o menos una docena de campeones del mundo y unos quince campeones europeos. Y ni hablar de nuestros campeones nacionales, ¡tenemos entre veinte y treinta!

Pero escucha esto, es común escuchar: «Mi deporte es especial porque requiere ciertas cosas».

Sí, ciertamente cada deporte tiene sus propios requisitos únicos que lo diferencian del resto.

Sin embargo, creemos firmemente algo importante:

  • No existe un deporte específico para fortalecer el mental.
  • Tampoco pensamos que sea realmente beneficioso solo enfocarse en desarrollar resistencia mental.

¿Por qué decimos esto? Pues bien, consideramos que toda persona tiene naturalmente una buena capacidad mental cuando:

  • Está conectada con lo que ama hacer;
  • Realiza actividades que disfruta verdaderamente.

Si no hay presiones externas influyendo:

  • Un niño apasionado por los videojuegos mostrará gran resiliencia jugándolos;
  • Otro amante de la música tendrá perseverancia al aprenderla.

Hay niños que sueñan con aprender sobre el universo y tienen una gran disposición mental para hacerlo. Continúan aprendiendo pase lo que pase.

Así que, más allá de intentar tener una mente fuerte o la de un campeón, lo mejor sería conectar con:

  • Lo que nos encanta hacer.
  • Aquello que nos emociona naturalmente.

Y aquí estamos, ¡al final del artículo!

¿Te ha gustado? Entonces no te pierdas también nuestro tema sobre cómo desarrollar una mentalidad de campeón.

Ahora bien, si quieres:

  • Liberarte totalmente del miedo al fracaso
  • Ganar confianza y tranquilidad
  • Superarte a ti mismo

Te invito a reservar una sesión estratégica gratuita con uno de los coaches en despolarización de nuestra Academia. Juntos podemos realizar un análisis completamente personalizado para ti.

Este análisis te ayudará a ver las cosas más claras y contarás con un plan específico diseñado solo para TI y TUS necesidades.

Recuerda siempre:

Lo importante no es lo que haces sino la persona en quien te conviertes.

Con inspiración,

El Equipo de la Academia del Alto Rendimiento.

Referencias

https://themindofsteel.com/mind-of-steel/

https://www.performanceanxietysports.com/do-you-have-nerves-of-steel/

https://drstankovich.cinevee.com/own-the-game

https://www.bowlingthismonth.com/bowling-tips/a-mind-as-tough-as-steel/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio